Una puerta de melancolía azul

Una espléndida portada (una vieja puerta con su ajada madera azul, su pomo, su cerradura y su ¿aldaba?, también azules, ocupando toda la superficie de tapa dura), nos abre, en perfecta concordancia con el título, Una puerta pintada de azul, el no menos espléndido libro de relatos de Sergio Barce (Málaga, Ediciones del Genal, 2020).

  Apenas la abrimos, intuimos ya el implacable paso del tiempo al que da acceso esa puerta. Una pátina de melancolía recubre los escenarios de una ciudad de Larache multicultural, multiamical (esa multiplicidad de amigos de orígenes distintos), un multiverso que no existe ya. O quizá sí, más que nunca, porque Sergio nos recrea con el poder y la infalibilidad de sus palabras la ciudad de su infancia: unas calles donde vivieron los Céspedes, los Navarro, los Barce o la familia Ben Lahsen, edificios tristemente desaparecidos, como los cines Ideal y Coliseo y el teatro España, el Zoco Chico, el Balcón del Atlántico, tan evocador…

   Nunca yerra Sergio en la descripción poética de sus personajes: ese José Edery, que vuelve a la sinagoga de su niñez, convertida ahora en una casa privada; ese Abdeslam que abre todos los días, como quien inaugura el mundo, “la doble puerta de madera pintada de azul” (página 51); esa Lalla Sahida, hermosa y compasiva, aunque, tal vez por eso, desdichada; ese Ahmed que vive en una pasado siempre presente, un pasado continuo y redivivo hasta su último aliento…

   Hay también una puerta pintada de verde (página 184), la de una antigua tienda de regalos donde vendieron, sin sospecharlo jamás sus dueños, lo mejor del tiempo, el mejor de los tiempos en forma de reloj marca Flica…

  Sergio nos ha dibujado en este libro un bellísimo retazo de una geografía emocional, inalterable ya por obra y gracia de su destreza literaria. Abran la puerta azul (o la verde) y lo verán.


«Isabel II de España», ya a la venta

La biografía novelada de Isabel de Borbón que he escrito para RBA, ya en quioscos de toda España


Las traidoras

El 10 de marzo de 2021 en librerías…


La Pensadora Gaditana y un prólogo

Pronto, en las mejores librerías y on line, esta misteriosa periodista y ensayista del siglo XVIII. ¿Quién era? ¿Qué decía la llamada «Beatriz Cienfuegos»? ¿Qué nos dice en la actualidad? En mi opinión, La Pensadora Gaditana nos insta a reflexionar sobre el poder subversivo y creador de la palabra, su incidencia en la sociedad en la que se difunde. Ella escribe cuando a las mujeres solo se les exigía agrado y dotes para la reproducción…


PÁGINA DOS

«La reina del exilio» en Página Dos, de Televisión Española.

La reina del exilio en la 2


Entrevista XX siglos


Ya a la venta en Internet

Desde el 18 de marzo de venta en Internet «La reina del exilio»


Ganadora del III Premio Edhasa de Narrativas Históricas

Absolutamente feliz de haber conseguido el III Premio Edhasa de Narrativas Históricas. La novela lleva por título «La reina del exilio».

El exilio es el de Isabel II de España, instalada en su exilio parisino tras la revolución que la ha destronado. A su micro-corte llega un atractivo personaje que guarda más de un secreto…

A la vez, asistimos al ingreso de una chica en un colegio para huérfanas sin recursos, las Niñas de Leganés…

 


Premio de Novela Corta «Ramiro Pinilla»

El día 13 de septiembre, en Getxo, me fue entregado el galardón del concurso de Novela Corta «Ramiro Pinilla» en su segunda edición. (¡Más contenta que unas pascuas!).

Gracias a los organizadores del certamen (Ayuntamiento de Getxo, Anabel Regalado- responsable de Bibliotecas-, asociación Pinillesca…) y, cómo no, a los miembros del jurado. En la foto, junto a Jokin de Pedro, ganador del concurso en la modalidad de novela en euskera y la ganadora del certamen escolar «Txiki Baskardo».


Próximamente

Próximamente me harán entrega, en Huércal de Almería, el galardón del II Certamen de Literatura Multigénero del Bajo Andarax. Me enorgullece sobre todo porque el trabajo  es un ensayo y ha sido premiado  en competencia con obras de otros géneros, como novela o poesía (de ahí ese nonmbre de Multigénero). El pobre género del ensayo, casi sin lectores, casi sin editores, encuentra reconocimiento. No puedo sino estar agradecida.

El ensayo se titula «El vestido de carne de lady G.»  porque hago referencia al vestido, hecho de filetes de vacuno que vistió una vez la conocida cantante. Esta anécdota me sirve para reflexionar sobre la relación de los seres humanos con los otros animales; unas relaciones tensadas por la cultura hasta límites insospechados. Desde mi punto de vista, cinco paradojas articulan esta relación; sobre ellas escribo aludiendo a temas esenciales como el arte, la alimentación o la muerte. En uno de los capítulos hablo del «animal print», nostalgia quizá de una edénica identificación con el mundo animal.