Corre, Atalanta


El deporte (la construcción histórica de la actividad física que todos co­nocemos) es una fuente inagotable de desigualdad para las mujeres, y a pesar de ser, como nos dice Herminia Luque, una de las estructuras visibles del patriarcado, escapa con facilidad a cualquier crítica teórica sistemática. Sin embargo, el deporte, creado por y para varones (en su doble origen del olimpismo clásico-«coubertiniano» y el ba­lompédico de la «high school»), segrega y discrimina por principio a las mujeres. Y cumple, además, a la perfección fun­ciones pedagógicas de transmisión de valores y roles de masculinidad hegemónicos en todas las sociedades. Si históricamente el deporte se desarrolla como una preparación eficaz para la guerra, en la actualidad la simbiosis con un capitalismo global y multi­mediático lo convierte en un inmen­so poder que sobrepasa incluso al po­der político.